.

Mostrando entradas con la etiqueta deporte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta deporte. Mostrar todas las entradas

3/10/2017

, , ,

El detrás de cámaras de la remontada del Barcelona


Hoy traemos un recomendado pocas veces visto. Lo que sigue es la remontada histórica del Barcelona contra el PSG en la Champions League, pero vista desde los ojos del director de cámaras de la transmisión oficial del partido.



Foto: @ElMiyagiDelPDA


Mientras en el portal de Tenfield, se apuraban a largar esta nota, antes de que pitaran el final del encuentro, en la vieja Europa se jugaba un electrizante match. Tanto que la gente contenía la respiración en el último momento. Esa jugada, un avance desaforado del blaugrana que se convierte en gol y clasificación, quedará en la historia de este deporte.

Pero para que quede en las retinas de los televidentes del mundo entero, este equipo de profesionales trabaja con la frialdad de un cirujano. Por unos minutos nos metemos en el control del canal de tele. A disfrutar…  




3/10/2017

2/09/2017

, , , , , , , ,

¿Qué culpa tiene Fatmagül?



Encontrar gozo en ver un partido de fútbol en el Uruguay, es como deleitarse lamiendo la pared. Sacando los partidos de la selección (que de tanto en tanto nos da una alegría colectiva), el fútbol oriental da más pena que gloria. Pero como una especie de ley de compensaciones, al volver el deporte rey a nuestras vidas trae consigo la magia. Evidentemente no hablamos de los sucesos que se desarrollan en los 90 minutos de juego: hablamos de los líos y enredos que rondan cada fecha. Viciados de Nulidad, hoy la mira desde la tribuna.

Si hay algo que tiene de lindo el campeonato profesional de fútbol uruguayo, es justamente lo poco profesional en lo que se puede convertir. Estábamos esperando que la pelota se pusiera otra vez en marcha, para que regresara esa parte del folclore de nos identifica semana a semana. Usted podrá pensar que queríamos ver los partidos, pero no. Lo que extrañábamos son los quilombos que se arman y que suelen ser más divertidos que ver a 22 hombres haciendo lo que pueden para ganarse el pan.  

Somos de la idea de que el torneo uruguayo es la mejor serie que puede ofrecer nuestro país. A tal punto que, si no fuera porque Tenfield es una empresa muy poderosa dentro de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Netflix podría hacerse de los derechos. Los dirigentes tienen el mismo nivel de intriga que “House of Cards”. La hinchada va como un péndulo entre la violencia de “Narcos” y las coreografías de “Glee”. La Segunda División es para la gran mayoría la “Dimensión Desconocida”. Ver un partido de la Primera es como presenciar una mezcla de la carnicería de “Juego de Tronos”, con gente que posee la plasticidad de “Alf” junto con muchos jugadores provenientes de “Dinosaurios”. Todo eso en el marco de unos escenarios deportivos dignos de “Lost”. ¿Quiénes podrían estar para ser “Los Soprano”? Mejor la dejamos ahí…

Entonces terminan siendo más entretenido los entretelones. Cuestiones de la talla de lo que acontece con el clásico (que lucharon para no digitarlo en el sorteo de fechas y cuando no lo digitan lo cambian en forma digitada), los líos de la Mutual, los comunicados de provenientes de la calle Divina Comedia o Guayabos, las marchas y contramarchas de las cámaras de identificación facial, la venta de entradas y las rivalidades entre bandas del mismo equipo, entre tantos entreveros.


En síntesis, que logramos suplir la falta de atractivo de un fútbol simplón y aburrido con la alegría de una semana (y por qué no, una temporada de pases), llena de suspenso, horror, drama, comicidad y hasta inclusive ciencia ficción. ¿Y después pretenden que la gente vuelva a los estadios? Para qué, si lo que pasa entre partido y partido está mucho mejor guionado que todas las novelas turcas de moda. Lo otro, eso que pasa los fines de semana, termina por ser parte de la anécdota. 


Imagen: lagalanga.blogspot.com
2/09/2017

12/06/2016

, , , , , , , , , ,

La familia en la tribuna

Familia señalando en medio de un prado
Familia llegando a la Tribuna Amsterdam desde el Parque Batlle.

Desde hace años escuchamos la misma cantinela. “Tiene que volver la familia al fútbol”, repiten siempre que pueden los periodistas deportivos. Pero hay una pregunta que cabe hacerse (y que al parecer nadie se anima a hacerla en voz alta): ¿es realmente importante que vuelva la familia a la tribuna del estadio? Luego de los hechos de pública notoriedad referidos al último clásico, creemos que mejor no. Pero de todas maneras, Viciados de Nulidad se la juega con una serie de medidas.

Desde la radio, los diarios y sobre todo la televisión, escuchamos que “los inadaptados de siempre” son los culpables de “haber corrido a la familia de las canchas”. Este axioma reiterado es el comodín de aquellos que, con estas palabras, intentan dar sentido a todo. Pero, ¿es tan simple la explicación? No lo sabemos. Quizás las familias se cansaron de que los afanen los barrabravas, o quizás se cansaron de que los afanen los clubes con entradas carísimas para el fútbol espantoso que juegan.

Pero nosotros como no somos especialistas en estos temas y opinamos al tanteo (todo lo contrario de los periodistas deportivos que se preparan con una carrera en Derecho, como corresponde). Entonces les hacemos caso: hagamos que la familia vuelva a llenar los estadios.

Las propuestas


Vamos al grano. Acá están las medidas que proponemos para llenar la tribuna de familias en vez de lo que tenemos hoy (que vaya uno a saber qué es).

  • Que el Estado declare la esencialidad para las familias en el fútbol. Al igual que se hizo con la educación, el gobierno tiene que obligar a todos a asistir a las canchas. Las familias deberán ir a la tribuna como mínimo 4 veces al año. Con esta medida, al estar todos obligados se llenaran las tribunas de los cuadros grandes, pero también las de los equipos chicos e inclusive de la divisional B.
  • Crear el programa Uruguay Dirigente. Su cometido es recuperar para una correcta resocialización a dirigentes de clubes afiliados a la AUF. Con esto, se busca responsables de clubes con cabeza de persona en vez de barrabrava o mafioso.
  • Solicitarle al Opus Dei la creación de un cuadro propio. Ya todos sabemos el gusto que tiene esta gente por formar familias numerosas, crear centros educativos, medios de comunicación y meterse en cuanto lugar puede. Es tiempo de que la AUF le dé la chance de tener su propia institución futbolera.
  • Crear el impuesto a los deportes menores. Es tiempo de decir las cosas por su nombre: tenemos que sustituir la palabra “Deporte” por la palabra “Fútbol”. ¿A quién le importan la natación, el atletismo o el hándbol? ¿Usted vio que “La Hora de los Deportes” hable de algo que no sea fútbol (y cuando están en los play off, de básquetbol)? Ellos ya empezaron. Ahora tenemos que desestimular a que la gente quiera hacer otra cosa que no sea fútbol.
  • Que el día de partidos, el boleto de ómnibus salga 3 pesos menos. En realidad, con la STM sale lo mismo de siempre, pero ese día si no tenés la tarjeta el boleto sale $3 más caro (arriba de los $2 que ya te sale por no tener la tarjeta; al final son $5 para financiar a CUTCSA). Con esta medida, se espera que la empresa ibérico-oriental ponga unidades especiales para el traslado de familias y aparte otras, para el traslado de barrabravas.
  • El primer refresco es gratis. Las entradas vienen con una consumición. De esta manera, nadie tiene que andar aceptando cosas robadas. Solo se les exige aceptar las latitas o botellas que vengan de los puestos oficiales. No agarre cosas de procedencia dudosa.
  • Batería de baños diferenciada. Simple: si querés experiencias extremas, vas al baño de la hinchada. Pero si sos un blandito que no quiere que le cobren peaje o ir a mear y salir con una balita entre pecho y espalda, podés ir al baño de las familias. En la variedad está el gusto.

Imagen: www.enfoquealafamilia.com

12/06/2016

8/28/2016

, , , , , , , , , , , , , , , ,

La casaca no se mancha




Volvió el fútbol en estas humildes tierras uruguayas. Para alegría de nuestros corazones, la pelota rueda otra vez por las canchas, que más que campos de juego parecen campos de guerra. Pero lo que llamó la atención del mundo futbolero no fue la expectativa que puede concitar un torneo especial como el que estamos viviendo, sino la polémica con respecto a quién patrocinará a La Celeste los próximos años.


¿Qué nos dejó el lío de las camisetas? Nike o Puma, Puma o Nike… La gente opinó sobre las marcas, los clubes, Paco, los jugadores y los montones de dólares arriba de la mesa, pero este entrevero mostró muchas cosas muy interesantes y bizarras. Viciados de nulidad te las muestra


1.       El Castillo de la Suerte

Desde que Cacho de la Cruz dejó la pantalla del Canal 12, hacía tiempo que no veíamos una cosa similar. De repente, ante la opinión pública, apareció la oferta millonaria de una multinacional para vestir a la Celeste. Y como en aquel programa de televisión, la Asamblea de Clubes de la Asociación Uruguaya de Fútbol tuvo que elegir si se quedaba con la puerta número uno (que contenía el contrato actual de U$S 1.500.000) o lo cambiaba por lo que había en la puerta número dos (un contrato de U$S 24.500.000). Luego apareció la puerta número tres, pero a esa altura ya no le importaba nada a nadie. 

2.       La banda del capitán

Retomando una de las más nobles tradiciones de la selección, volvieron “Las Misivas del Capitán”: cuando la cosa se pone peliaguda, el portador del brazalete tiene que conmover a la gente. ¿De qué forma? Con una carta. Igual de motivadoras que las de Lugano, pero con otro enfoque. En este caso, apelar a la historia, ya no del team oriental, sino directamente de nuestra nación. Y qué mejor que citar al prócer Artigas (que sirve tanto para un fregado como para un zurcido).

3.       El triunfo del artiguismo

Si algo verdaderamente importante nos dejó toda esta telenovela barata (o cara, según se mire) de las camisetas, es que la carta de Diego Godín dio resultado: al final la AUF se liberó del yugo de intereses ajenos y no seguirá vendiendo su rico patrimonio al bajo precio de la necesidad. Por suerte el coloniense le mostró a los dirigentes de los clubes, cuál es el camino a seguir. Era eso, o marchar al exilio en Paraguay.

4.       El telegrama de Tenfield


Pero así como el capital del combinado oriental mostró de lo que está hecho, la empresa Tenfield también. Horas antes de la votación sobre qué marca tendrá el logo en el glorioso pecho Celeste, la empresa dueña de los derechos del fútbol (y de lo que no son derechos también), escribió un telegrama intimando a no negociar con la empresa de la pipa. No se los pidió de manera amable, ni argumentó que “eso es muy de plancha y no da”: directamente amenazó con juicios. Fue raro que no terminara diciendo “hay juzgados para todos” o “esto se charla en un divertido mano a mano”.

5.       El comunista que votó por la multinacional

Juan Castillo, uno de los líderes sindicales más importantes de los últimos tiempos, devenido en senador de la república por el Partido Comunista del Uruguay (PCU), para luego devenir en director de Trabajo del ministerio de idem, que además es el actual presidente de un club de barrio humilde, fue el que terminó definiendo con su voto la posibilidad de que la empresa multinacional de indumentaria deportiva se quedara con el preacuerdo de contrato. ¿Qué piensa el Partido de todo esto? ¿Hubo Comité Central para definir esto?

6.       Otro logro de la gestión Novick

El gran ganador de la batalla fue Edgardo Novick. Esto muestra que, en efecto, es un gran líder y cuando habla de la gestión del gobierno, la critica con propiedad. A ver: logró que la AUF tomara una decisión en contra de Francisco Casal. Se metió con Paco, que hasta el propio Estado marchó a la B. Entonces el representante comercialmente de Nike en la región, puede perfectamente sumar otro mérito más que suficiente para ir a votarlo.

7.       Visita a la AUF por dentro

Con esto de la votación y el alto interés público por el resultado (porque aunque solo unos muy poquitos toquen esa plata, era una pelea “de todos”), la AUF abrió sus puertas de la calle Guayabos, a la transmisión on line desde sus instalaciones. Pudimos apreciar que al igual que la barra brava en el estadio, ellos cuelgan los trapos de la FIFA. Seguro es cosa de Valdez y Balbi que andaban saltando con Infantino en Zurich. Otra cosa es que a pesar de lo que dice la leyenda urbana, ahí no había ni habanos ni whisky. Algunos dicen que solo fue para esa ocasión, pero de eso no tenemos conocimiento de causa. También pudimos apreciar que este ámbito no es para nada machista: hay como dos mujeres.

8.       Esto con Freddy no pasaba

Más de una cara estuvo triste al final de la votación. Todos miraban el espacio que dejó en aquel organismo de la AUF, el dirigente del Tanque Sisley, Freddy Varela. Desde que su cuadro descendió de categoría, muchos se perdieron un aliado. Más que un aliado: ¡un camarada! De haberse mantenido en la divisional A, Freddy hubiera sido clave para torcer la decisión a favor de Puma. Cabe destacar que dijo una vez: “Tengo que defender los derechos de Tenfield”. Ahora parece que el que ocupará su lugar es José Luis Palma.

9.       El Puma no vota por Puma, pero Damiani sí vota por Puma (que no es el Puma)

Aunque parezca un trabalenguas el dirigente de Nacional, José Luis Rodríguez (apodado el Puma de la penillanura) no votó a favor de la empresa alemana. Directamente fue por lo que ofertaba Nike. En cambio, el presidente de Peñarol, prefirió decantarse por llamar a una licitación, lo que en los hechos era darle un respiro a la marca Puma. Una vez más, los rivales de todas las horas mantuvieron en alto las más nobles tradiciones uruguayas.

10.          El tuit mitológico de Máximo Goñi


“PSICOLOGOS Y SOCIOLOGOS nos deben una explic. de porque tanto rechazo a cualq. gest. de Tenfield. Adem. de nuestra hipocresìa como sociedad.” (sic). Con este tuit, el bueno de Máximo, además de demostrar que con tal de ser el empleado ideal de Tenfield, no tiene ni la menor idea de cómo abreviar palabras. No solo se limita a recortar palabras por donde se le canta el traste, sino que utiliza un punto para recortar una letra sin darse cuenta que un punto y una “o” valen exactamente lo mismo: un carácter. Y en otro orden de cosas… ¿En serio pretende una respuesta?


Imágenes: taringa.net; elelescopio.com.uy; elpais.com.uy;  tvshow.com.uy; lacoloniadigital.com.uy; twitter.com
8/28/2016

10/22/2015

, ,

Aires de campeón




El bar estaba tranquilo. Eran las cuatro y cuarto de la tarde de una tarde templada. Los parroquianos empezaban a llegar, como escapados del pelotón. Primero, solo, llegó el “Viejo” Pedro. Saludó a Antonio con una mueca y se sentó solo en el rincón de la ventana que da a la avenida. Después, charlando casi a los gritos, cruzaron el umbral Richard y El Toto. Ambos pidieron una caña. Quince minutos más tarde, el “Sordo” Gómez estaba sentado frente a una grapa. Después cayeron tres de veteranos que estaban de paso.

En el momento justo en que Antonio volvía a su puesto detrás de la barra, luego de haber servido tres cafés, aparece el “Molleja”. Entró con una sonrisa tan grande como su caja de herramientas. Saludó con un gesto con la cabeza a los parroquianos y se fue derecho al dueño del bar. Dejó los pertrechos en el suelo y le extendió la mano a Antonio.

“Felicitame Manolo”, dijo el Molleja. Antonio supo que la mano venía de cargada. El Molleja era el único que ocasionalmente le decía Manolo y siempre era por alguna tomadura de pelo. Antonio lo miró con desconfianza, pero le dio la mano. Se quedaron aferrados como dos diplomáticos, mirándose a los ojos. Hasta que el Molleja soltó:

─ En verdad nos tenés que felicitar a todos los que estamos acá.
─ ¿Te sentís bien? – dijo Antonio con una sonrisa tímida.
─ Perfecto… Somos los campeones y les ganamos a ustedes.
─ ¿De qué me hablás?
─ ¡Le ganamos a España la final del Mundial de Pelota Vasca! ─ largó una carcajada sonora que hizo a todos los parroquianos darse vuelta casi al unísono.
─ ¡¿Pero eso fue hace días?! ─ dijo Antonio a modo de excusa.

Era cierto. Pero eso no logró disminuir el ímpetu del Molleja, que se creció en su arrebato. Si ese era su único argumento, tenía medio partido ganado. Entonces, el Molleja se acodó tranquilo sobre la barra y empezó a relatarle a Richard (que no tenía ni idea del tema), los pormenores de la lucha de la dupla de uruguayos para llegar a ser campeones. Explicó cómo en el campeonato pasado llegaron a la final y terminaron vicecampeones, cómo esta vez habían dejado por el camino a duros rivales de la categoría (incluyendo al local, México) y cómo jugaron la final.

─ Ganamos 15 a 10 y 15 a 9 en una final emocionante. ¡Uno de los competidores, Gastón Dufau, jugó con un hueso de la cara fracturado! El tipo la luchó, porque le dolía en pila, pero así y todo ganaros…
─ ¿Y desde cuándo conoces tanto de este deporte? ─ Preguntó Antonio, mitad ofendido por el ataque a su españolidad y mitad por verdadero interés.
─ Desde que tengo a un gallego para gastar ─ dijo el Molleja con una sonrisa socarrona.
─ Andaaa. Si no sabes ni como es la pelota, ¡qué te vienes a hacer el que sabes!
─ Ahora aprendí.
─ Ay con ustedes los uruguayos... ¡Siempre hacen de sus finales algo místico!

Feliz de hacer calentar un poco a Antonio, el Molleja se fue a conversar a la mesa de Richard y el Toto. Algún parroquiano más, entró al bar y las rondas iban en aumento. Antonio esperaba que viniera su compañero, el mozo de la tarde mientras contaba el parcial de la caja de la mañana. Todo siguió como el resto de los días.

Pero en su interior, Antonio se sintió tocado. A esta altura del partido, él era más uruguayo que la semana criolla. Pero cuando alguien le hacía mención a una victoria o derrota deportiva de su Madre Patria, siempre se ponía igual. Entonces, cuando el Molleja se estaba levantando para pagar, Antonio lo hizo sentar. Sirvió a todos los que estaban en esa mesa, una vuelta de grapa extra. “A cuenta de la casa”, dijo Antonio con una mueca macabra. Puso un vaso vacio delante del Molleja. Se miraron a los ojos y el dueño del bar, miró a su cliente como si fueran dos líderes que están por declarse la guerra. Y sin decirle nada se dio media vuelta, dejándolo frente a un vaso repleto de aire.

El Molleja le gritó “rencoroso”, pero Antonio seguía con su mueca macabra. Dentro de esas cuatro paredes, el alcohol era el único lenguaje compartido al ciento por ciento. Todos rieron, menos el Molleja que con aire displicente le dio la espalda a Antonio. El español demoró dos minutos en volver, casi en silencio y con una sonrisa socarrona, le tocó la espalda al Molleja. Le dejó un vaso de whisky doble en las rocas y le espetó un “¡salú campeón!”.


imagen: reboluciongutural.blogspot.com
10/22/2015

6/03/2015

, , , , , , , ,

Blatter blanqueó en la FIFA





Luego de que el príncipe de Jordania (Alí no sé cuánto) desistiera en pasar al ballotage con el suizo Joseph Blatter, éste último accedió a su quinto período como presidente de la FIFA; A diferencia de períodos anteriores, en este caso no había sospechas de corrupción sino certezas.

Luego de que Figueredo y su club de tobi salieran por la manga improvisada con sábanas del lujoso hotel 5 estrellas de Zurich, las miradas se han posado sobre el presidente de la FIFA, nadie se pregunta si lo van a detener, si no cuando.  En conferencia de prensa se lo notó soberbio e intentó mostrarse confiado, pose muy similar a la de un estudiante que rinde un examen sin haberse arrimado a un libro.

En la "asunción" mencionó que hará un periodo pensando en un "sucesor", varios nos preguntamos si ese sucesor accederá luego del cumplimiento del periodo o en pocas semanas o meses.  La AUF cambió el voto a último momento y se inclinó por Alí, de todas formas y por el momento son cuatro y media las plazas disponibles para la Conmebol para el mundial de Rusia 2018. 

El tiempo nos dirá si Blatter gambetea más que Messi o si muerde más que Suárez.  Ahora pelota al medio, de un lado el FBI y del otro, la FIFA


Imagen: www.taringa.net

6/03/2015