.

Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultura. Mostrar todas las entradas

3/11/2014

, , , , , , , , ,

Templos viejos y nuevos






El camión de Indian Outlet estacionó en la esquina de 18 de Julio y Yaguarón, sobre la principal avenida y con la mirada puesta hacia la Ciudad Vieja. Era tan grande que no pasaba desapercibido. Pero aquel mastodonte de metal quedaba chico, comparado con el gigante muerto a sus espaldas: el excine Trocadero. Bastaron apenas segundos (los que demora un conjunto de personas en ir y venir desde el camión al edificio), para darse cuenta de lo que está a punto de suceder en la principal avenida.

El Trocadero nació para ser grande. Ubicado en una esquina estratégica (una de las más transitadas del Uruguay), hacía espalda con espalda con otro gigante de su tiempo: el diario El Día. Ambos concitaban la atención del pueblo montevideano. Uno, porque en la fachada tenía siempre las noticias a la vista. El otro, por ser uno de los motores culturales de su época.


El santuario del Estado de bienestar

Instalado en 1941, el cine fue una de las primeras grandes salas. Con una capacidad de 1241 butacas, este espacio se convirtió en un templo de la cultura. Su inauguración fue con la película escrita, dirigida y protagonizada por Charles Chaplin, El gran dictadorFue también la primera sala en animarse a estrenar un largometraje argentino (La guerra gaucha). En el transcurso de sus sesenta años de existencia, exhibió en total más de 2000 títulos.

Pero el Estado de bienestar se fue agotando de a poco. Primero el régimen dictatorial y luego la economía neoliberal, lo terminaron de matar. En 1993 cayó el diario El Día y se convirtió en un casino. Luego de resistir lo más que pudo, el cine también pereció.
El santuario de la crisis

El tiempo pasa y con él se van los criterios con los que una sociedad determina sus principios y escalas de valores. Como las olas del mar, llegan una y otra vez nuevos preceptos y cánones que revierten todo.
Las puertas del Trocadero se cerraron el año 2001, en medio de la crisis económica que afectó la región. Los ojos dejaron de ver lo terrenal y miraron al cielo. En este entorno, la Iglesia Universal del Reino de Dios se instaló en el lugar.

La infraestructura del cine fue perfecta para recibir a los nuevos fieles. Se mantuvieron las butacas y el escenario original, pero llamó la atención que también se mantuvieran los detalles ornamentales del edificio. Entre ellos, un cartel hecho en hierro que dice «Trocadero» con letras en art déco o la estatua pagana del frente.
El santuario de la economía global

Ahora que la reactivación económica volvió al Uruguay, la iglesia mejoró sus instalaciones. Los pastores dejaron de alquilar y se construyeron un megatemplo en la otra punta de la avenida principal. El espacio del excine quedó vacío. Pero solo por unos días.

Ahora se montará una nueva tienda: Indian Outlet. Estas tiendas, impulsadas por el consumo masivo, empezaron a competir por las grandes superficies como los animales de presa. Y son capaces de todo. Una buena muestra fue lo que hizo Tiendas Montevideo con el Edificio Assimakos.


En síntesis: ahora tendremos un templo dedicado a la economía de mercado. Puede que los nuevos dioses sean más despiadados y borren toda huella del pasado glorioso de este edificio. Constatar que el espacio para la cultura se va haciendo inexorablemente más reducido, a esta altura ya no es novedad. Pero de vez en cuando (y sobre todo alguna noche de fin de semana), estas viejas salas de cine se hacen extrañar. Dicen que si uno mira fijo la fachada durante un rato, aparece una marquesina con la programación y los horarios. Habrá que ir hasta la esquina de enfrente y hacer la prueba. ¿No?



3/11/2014

3/03/2014

, , , , , , , , , , , ,

Momo, el nuevo dios



Por rebelde, burlón y crítico lo echaron del Monte Olimpo. Le quitaron los galones en el ejército de dioses y lo mandaron al exilio. Por miles de años Momo quedó a la deriva, hasta que un buen día encontró un lugarcito para quedarse: Montevideo. Sus habitantes le rinden un especial homenaje al celebrar el carnaval más largo del mundo. Ahora el dios se nacionalizó uruguayo, su Olimpo particular son las Canteras del Parque Rodó y su templo, el Teatro de Verano.

Hijo de Nix (la noche) y proveniente del Caos, Momo nació para cuestionar. No era un tipo fácil; un poco por su condición de eterno desafiante y otro poco por la convivencia con hermanos de la talla de Eride (la discordia), Moro (el destino), Tanato (la muerte) y Apate (el engaño). De todas maneras, este dios se las ingenió para no pasar desapercibido y sentirse bien consigo mismo.

Se le veía siempre paseando por el mundo de los todopoderosos con una máscara muy particular: una careta que imitaba el rostro de los demás o el suyo propio. Rara vez se la sacaba y cuando lo hacía, se podía ver un semblante muy serio. Además andaba por la vida, acompañado de un cetro con una cabeza grotesca, símbolo de una locura permanente.

Desde su infancia, fue el bufón de la corte. Entretenía a los dioses con sus chistes y juegos. Pero a medida que fue creciendo, perfeccionó su sarcasmo y su ironía, hasta convertirse en un tipo muy difícil. Los mitógrafos sostienen que era un dios medio vago y que lo único que hacía era andar por la vida metiendo el dedo en la yaga. En síntesis: era el inadaptado de la clase. Pero como todo disconforme escondía una inteligencia superior, que utilizaba para enfrentarse a los poderosos.

Momo llegó a ser el dios de los poetas y los escritores. Algunos dicen que estaba bastante loco, otros afirman que únicamente era un crítico empedernido. Pero sea como sea, era el que señalaba los errores de aquellos a los que nadie se atrevía a contrariar. Por su actitud de eterno camorrero vivió enfrentamientos de todo tipo, sin importarle quién era el rival de turno. Incluso llegó a tomarle el pelo por primera vez al mismísimo Zeus, siendo apenas un chiquilín.

De tan pesado que se puso, las bromas dejaron de ser graciosas. Los dioses griegos, que como se sabe tenían su carácter, lo desterraron por molesto. Expulsado del Monte Olimpo, lo rebajaron a vivir fuera de los palacios de cristal. Descendió de las nieves perpetuas del monte y tuvo que buscarse un nuevo hogar.

Anduvo por ahí, casi sin un rumbo fijo. Recaló en Venecia y sus mascaradas, se instaló un tiempo en Cádiz y se paseó por toda Latinoamérica. Pero sin querer, encontró un lugar donde volvió a ser venerado como un dios. Ese sitio fue Montevideo.

Hace poco más de un siglo, Momo llegó (como buen inmigrante) con su cetro y su máscara bajo del brazo. Vino en barco, escoltando a una compañía gaditana de zarzuelas y se encontró con una sociedad donde todos son directores técnicos. Así que le gustó para quedarse. Fue así que gracias a la excelente relación entre el pueblo montevideano y el dios desterrado, se forjó el carnaval más largo del mundo. Una fiesta donde priman el humor y la sátira.

El ilustre inmigrante cambió de residencia. Dejó atrás los picos nevados del Olimpo por las antiguas canteras de granito del Parque Rodó. En su honor, se edificó el templo mayor de las carnestolendas: el Teatro de Verano “Ramón Collazo”. Al final, Momo es el que gana la partida. Él, terminó ganándose el cariño de la gente y se mantiene vivo en cada carnaval. El resto solo es letra muerta de mitos antiguos. Cada tanto, cuando los poderosos quieren avasallar al pueblo, Momo les señala los libros de historia y les dice en perfecto griego: “Δείτε πως τελειώνουν ανθρωποι σαν εσας(*)”.




* Traducción: Observen como terminó gente como ustedes
Es que Momo cuando se calienta prefiere hablar en su lengua materna.



Imágenes: commons.wikimedia.org; www.crespial.org; rockaruy.blogspot.com; www.hostels.com.uy
3/03/2014

5/27/2013

, , , , , , , ,

Los puentes más lindos




¿Cuál es la diferencia entre un ingeniero que lee poesía y otro que no la lee? Los dos estudiaron lo mismo, se recibieron juntos, en la misma cantidad de años y con el mismo promedio. Los dos tienen un amplio currículum y manejan a la perfección las técnicas de su disciplina. Entonces, si hay que elegir a uno de los dos la pregunta del millón es: ¿Qué papel juega en todo esto la poesía, para decidir la elección?



Jorge Lanata en disertación en la universidad ORT en Montevideo
Jorge Lanata durante la conferencia en 2006
Era el 17 de noviembre de 2006. Jorge Lanata dio una conferencia sobre lo que implica el periodismo para la sociedad, en la sede de la Universidad ORT de Montevideo. De ese día, lo que más se destacó en los medios capitalinos, fue que la institución tuvo que pagar una multa de U$S 1.200 porque el periodista argentino prendió un cigarro con lo que le faltaba para terminar el anterior. Pero una de las ideas más importantes de la disertación, no mencionadas en los diarios fue: ¿por qué es recomendable leer poesía?

Usted se preguntará lo mismo que en ese entonces se preguntó el auditorio: ¿qué me está diciendo este? La respuesta es simple: hay que leer de todo e interesarse por todo. Esa es la gracia del periodismo. Porque eso convierte a quienes practican este hábito en personas más cultas, más sensibles y sobre todo mejores profesionales.

¿Pero a santo de qué viene todo esto? De una nota publicada por la bloguera, comunicadora de profesión y (para qué negarlo) amiga de la casa, Macarena Rueco. Su nota (breve y contundente) se llama “Demasiada poesía” y desde Viciados de Nulidad, invitamos a leerla completa. Pero rescataremos una idea fundamental de su texto: “¿Quiénes serán los jueces que me juzguen por haber cometido el delito de abusar de la poesía?” 

La nota responde a una situación particular que quien esto suscribe tuvo que vivir. ¿Cuál es el momento en que, se supone, uno abusa de la poesía? ¿Hasta dónde una nota de contenido social, en rigor a los hechos debe hacerse a un lado de los recursos estilísticos de un género literario? Y lo que es más doloroso: ¿hay que cercenar la creatividad en pos de mantener los estándares obtenidos?

A veces la realidad golpea. Las cosas no son siempre como uno las ve o se las imagina. Pero uno continua. “Sumo y sigo”, reiteraba un amigo en múltiples oportunidades. Esta vez no es la excepción. Y aunque el lema sea adicionar golpes y continuar en el camino, a veces los dolores persisten. Sé (bah, quiero creer) que el acusar de “demasiado poético” a algo, en realidad no viene con intenciones de diezmar el esfuerzo creativo, sino más bien, encausarlo. De todas maneras, la apreciación descoloca y punza.

El factor poético


Lanata, en aquel noviembre de 2006 sostenía que el periodista tiene una “antenita que va captando las ondas de los demás”. Según el argentino, una persona que se dedique a comunicar, debe sí o sí ir captando lo que los demás sienten y piensan. Para mejorar esa frecuencia y poder ampliar su espectro uno debe, necesariamente, interesarse por todo.

Algo similar decía en sus clases en la Universidad de la República, una docente de Publicidad. Ella sostenía que un buen publicista (que para el caso es también un comunicador), “debe saber escuchar y bailar cualquier ritmo musical”. Todo. Desde la cumbia hasta la tarantela. Porque al ampliar el oído, uno amplía la capacidad de saber en qué está la sociedad y por lo tanto, ser más efectivo con el mensaje.

Y al final, ¿nos debería importar leer poesía? Mucho. El espíritu poético es el que llena de sensibilidad las cosas. Un mundo carente de lírica, es un mundo lleno de gente que no se puede mirar a los ojos de los demás. El sentido literal de las cosas, termina generando mentes lineales. Cabezas que se acostumbran a no pensar más allá de lo que le muestra la letra muerta, sin creatividad ni iniciativa.

Por eso, desde este medio reivindicamos la poesía como medio de expresión. Y no solo la de la rima y el verso, sino también la de la imagen en todas sus formas, la del color inundando un cuadro o hasta incluso, la de una hermosa jugada de gol que nace en los pies de un botija en el potrero de la cuadra. Porque quien utiliza el término lírico como sinónimo de ofensa, no solo se condena a sí mismo a una muerte por aburrimiento, sino que se está perdiendo una de las experiencias más gratas que tenemos los seres humanos: deleitarnos con lo complejo y lo profundo de nuestro lado más sensible.

La interpelación inicial de esta nota, fue respondida por Jorge Lanata en forma contundente, ese 17 de noviembre de 2006. De los dos ingenieros, siempre es mejor el que lee poesía. Si bien ambos manejan las técnicas a la perfección, nuestro lector lírico tendrá el plus de poseer una sensibilidad diferente. Esto le otorgará la alegría y la bendición de hacer que sus puentes sean más lindos.  




Aquí queda el texto completo de "Demasiada poesía", de Macarena Rueco. Sin dudas, mucho mejor que esto que acaba de leer. De paso, lea el resto (que también es recomendable). 



Imágenes: www.montevideo.com.uy; www.polivirtual.ipn.mx; refugioantiaereo.com; envezdelpsiquiatra.wordpress.com; www.germany.travel
5/27/2013

4/26/2013

, , , , , , , , , ,

Guambia con la cultura


Espacio Guambia por dentro


Ayer, mediante un tuit perdido, nos enteramos de la triste noticia: Espacio Guambia cerrará sus puertas a partir del próximo 1º de mayo, en forma definitiva. Usted, podrá pensar que esto sucede porque el emprendimiento no obtenía las ganancias suficientes para poder mantenerse a flote. Pues sucede todo lo contrario. Con una agenda completa de eventos para todo el año, el sitio morirá. ¿Algo raro, no? La siguiente nota se lo cuenta.

Espacio Guambia es un emprendimiento comercial que llevaba 12 años ininterrumpidos, ofreciendo espectáculos culturales. Es hijo directo de la mítica revista de humor, “Guambia”. De hecho, el lugar funcionaba donde estuvo la redacción de la revista. El espacio fue reacomodado, luego del cierre de “Guambia” en julio del 2001, transformándolo en una amplia área con mesas y un pequeño escenario, tipo café concert. Los espectáculos se caracterizaron por ser siempre con un perfil íntimo, donde el artista estuvo muy cercano a su público. Además contaba con un equipamiento propio, cosa que otorgaba a los artistas la facilidad de no tener que cargar ni salir a alquilar implementos técnicos.

Pero entonces surge la pregunta obligada: ¿le estaba yendo mal? La respuesta es simple: No. Por el contrario. Ya tenía una nutrida agenda de actividades, que cubrían todo el año 2013. ¿Entonces por qué cierra Espacio Guambia? Por la vieja y querida burocracia oriental.
Extractamos aquí, partes de la carta en las cuales Antonio Dabezies, director de la revista Guambia y dueño de Espacio Guambia, narra los porqués de la medida que tomó.

La carta


En la carta del Dabezies, explica que desde la Dirección de Espacios Públicos de la Intendencia de Montevideo se les había negado el permiso correspondiente para desarrollar los espectáculos, porque no se contaba con la correspondiente habilitación de la Dirección Nacional de Bomberos. Se necesitaba la Inspección Final que Bomberos tenía que realizar y que, desde el año 2011, Espacio Guambia estaba esperando. Como forma de paliar esta situación, Bomberos obliga a tener la presencia de un efectivo (conocido como “servicio 272”) en el lugar.
Espacio Guambia desde afuera
Frente de la sala, lugar donde se hacía la revista "Guambia" 

Hasta acá es la historia de cualquier trámite uruguayo. El inconveniente surge cuando desde Bomberos se les dice “que no dispone de personal para brindar el Servicio 272”, que se le exige a los espacios públicos para poder funcionar. Ante esta paradoja, cualquiera supondría que se renovarían los permisos en forma provisoria para poder continuar con el trámite como corresponde. Pero en vez de ello, sucedió lo que Dabezies cuenta en la carta:

«En el entendido que esos inconvenientes justificaban más que sobradamente se otorgara una prórroga que nos permitiera funcionar, iniciamos con los espectáculos programados de antemano y quedamos a la espera de que la Dirección de Espectáculos Públicos otorgara la prórroga. Lejos de ello, ya el primer día que realizamos un espectáculo, recibimos una primera Inspección exigiéndonos la exhibición del permiso que sabían que no teníamos y que nos era imposible obtener por circunstancias que nos eran ajenas y de las que ellos estaban perfectamente al tanto.

Como las Actas de Inspección ofrecen la posibilidad de efectuar los descargos ante la ausencia de los permisos, las efectuamos reiteradamente, y reiniciamos la tramitación ante Bomberos para tratar de que se nos informara porqué no se nos efectuaba la Inspección Final y se regularizaba nuestro expediente.

Lamentablemente en la Intendencia no sólo nuestros descargos no fueron tenidos en cuenta, sino que los mismos fueron rechazados (cosa que contestaron con un oficio tirado debajo de la puerta). De ahí en más, fuimos recibiendo religiosamente todas las semanas una visita de sus Inspectores, aduciendo que tenían órdenes expresas del Servicio Central de Inspección General de la Intendencia de exigirnos el permiso.
Así se fueron sucediendo los hechos: la Dirección de Bomberos nos comunicaba que nuestros trámites estaban "en estudio", y la Intendencia continuaba exigiéndonos presentar el permiso que sabían que no podíamos obtener. En marzo comenzaron a llegarnos los cedulones con las multas: 3,5 UR por semana, que al tercer cedulón aumentaron a 5,9 UR y seguramente continuarán aumentando (aún nos faltan llegar unos 10 cedulones más…)».

¿Y el debate?


Hace unos meses atrás, se vendía el Cine Plaza a una iglesia. Este hecho generó múltiples voces. Algunas incluso llegaron a pedir la “expropiación” del lugar para hacer ahí un centro cultural. Entre los que hablaron en su momento, se encuentra Héctor Guido.

Guido es actor de profesión. Lideró el emprendimiento conocido como Socio Espectacular, que ha mantenido en funcionamiento tanto a salas de teatro como a cines. Cuenta con una larga trayectoria como actor, así como directivo de instituciones artísticas. Actualmente es el director del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo.
tapa del disco de "Los Mareados" grabado en Espacio Guabia, donde la foto es el grupo en el interior de la sala
Disco grabado en la sala, como consta en la tapa

En su momento y en referencia a la venta del cine, Guido calificó la pérdida del cine como “un hecho dramático” y manifestó: “Es imprescindible al menos ponerlo en debate”. A su vez comentó lo siguiente: “creo que es una pérdida enorme como sala de espectáculos. No se puede seguir este proceso que cada sala que hemos tenido sobre el Centro se está transformando en una Iglesia más allá de respetar la libertad religiosa pero tenemos que ordenar un poco más las salas de espectáculos en el Centro porque la ciudad se lo merece”.

Teniendo en cuenta este tipo de antecedentes, la interrogante que queda en el aire es saber donde quedó el debate planteado. Probablemente esté durmiendo en algún cajón de alguna oficina de la Intendencia. Eso sí: es seguro que las multas sucesivas por un trámite (que todo el mundo sabe que no se puede terminar de hacer, por razones ajenas a la voluntad de quien están multando), seguro que no colaboran con lo que Guido propone.

Otra interrogante que aparece, casi en forma automática, es: el debate que plantea el director de Cultura de la Intendencia, ¿es llorar sobre la leche derramada? ¿Acaso hubo alguna repercusión (además del intento fallido por una expropiación y unas mil firmas juntadas), de lo sucedido con el Cine Plaza? Parece que en el año en que Montevideo es Capital Iberoamericana de la Cultura, lo que más está faltando es un debate real de lo que esta misteriosa palabrita significa. 
4/26/2013

2/08/2013

, , , , ,

Cuando el arte ataque



"Tengo que aprender a volar, entre tanta gente de pie"


La siguiente nota fue publicada en su versión original hace un año atrás, luego de conocerse la muerte de Luis Alberto Spinetta. Fue uno de los mayores músicos que conoció la República Argentina, pero sobre todas las cosas uno de los tipos más humildes que se vio por los escenarios.

Tanto es así, que en una nota realizada hace algunos años por su hija, Catarina Spinetta, confesó que una de sus mayores metas en la vida era que su “poesía le llegara a agradar a Mercedes Sosa”, ya que alguna vez “la negra” había dicho que le costaba entenderlo.

Así era el flaco, por suerte esa meta se le cumplió, y pudo grabar una maravillosa versión de “Barro tal vez” con la negra. El flaco era así. Hoy, un año después de su partida, reproducimos estas palabras:



Podría haberse titulado al “Al flaco Spinetta donde quiera que esté” pero es mejor hablarle un poco  a las nuevas generaciones, a los que nunca conocieron sus canciones, a los que conocieron solo un par de esas que la difusión, la historia o quizá simplemente porque se convirtieron en himnos, tuvimos que escuchar hasta el hartazgo. O esta nota quizá sea una carta para mí para cuando me empiece a quedar viejo, pacato y conservador.

En el día de ayer se nos fue uno de esos tipos que formaron parte de la banda sonora de varias generaciones. Uno de esos tipos que solo podía escribir y cantar, para y desde el corazón. A pesar que desde chico estuvo acompañado constantemente por una guitarra eléctrica se podría decir que se nos fue el último gran tanguero del siglo XX.




En estos tiempos donde la solidaridad, la buena fe y el amor no son algo que se cotiza mucho en el mercado mundial, resulta imposible para algunos, no sentir desde lo más profundo la partida del flaco. Resulta también difícil de entender, ver como los programas más vistos de la televisión (esos donde la pelea por una marquesina es la noticia del día) se hicieron eco de su muerte y hasta lo homenajearon. Lamentablemente este siglo XXI nos agarró así, de improvisto, aceleradamente y sin mucho lugar para la nostálgicos.

Seguramente la batalla por luna sociedad alternativa se ponga complicada y habrá que elegir en que bando vamos a pelearla. Yo ya tengo claro de qué lado voy a estar. Seguramente gran parte de mi artillería pesada serán unos cuantos discos del flaco.





2/08/2013

1/31/2013

, , , , , , , , ,

Harry Potter y la revolución cultural.



dibujo de hombre mayor con un cartel en la boca que dice "cerrado por contradicciones"

Enero fue un mes que se presto para opinar sobre varias cosas. En esta nota elijo tres hechos concretos, para hablar sobre la actitud de cierta gente cuando, en apariencia, se vuelve necesario pronunciarse en las redes sociales y ejercer la ciudadanía de alguna forma.

Cultura y Fe


Primero fue el tema del ex Cine Plaza y la venta del mismo a un grupo religioso de fuerte poderío económico. No voy a opinar acerca del rol de las religiones en esta nota – hay mucha literatura escrita al respecto –. Solo aclarar que no me gusta nada la pérdida de espacios, del tipo que sean, frente a las religiones. De todas maneras el punto es otro. Frente a lo anterior tuvimos lo que generosamente llamo: “cómica propuesta”. Una carta dirigida al gobierno, firmada por un alto cargo del mismo gobierno – el Sociólogo Gustavo Leal – de “expropiar” para el Estado el predio del ex Cine Plaza.

Luego de la propuesta se lanzo un sitio web en donde la ciudadanía podía firmar, pronunciándose a favor de la misma. Muchos firmaron argumentando todo lo que “se perdía” en materia cultural con esa venta y que la expropiación era la forma de que eso no pasara. Muy pocos se cuestionaron sobre la razón por la que muchos compatriotas concurren a esos sitios y porqué el negocio de la fe es un negocio tan rentable. Es ahí el lugar en donde en mi opinión está la derrota cultural.

Uno puede tener una gran cantidad de cines funcionando, pero si en ellos se pasan películas que reproducen valores de culturas anglosajonas – en donde el éxito está basado en el consumo – dudo que se esté haciendo algo por la cultura. Por otro lado también se puede tener una sala de espectáculos que indistintamente ofrece en su programación tanto a Ismael Serrano como a Ricardo Fort y que tampoco aporta demasiado a la cultura con ese criterio. Lo cierto es que cierta parte de la izquierda se horrorizó con la venta, saliendo a defender la expropiación como la manera de salvar a la cultura, sin cuestionarse demasiado que la cultura no se impone sino que se construye. Como decía la murga “La mojigata”: “Cultura no es un mate, es tu cabeza”. Habría que complejizar un poco esas cuestiones, antes de agitar a la hinchada con cuatro panfletos.


Cultura y Racismo

Por otro lado está la campaña "Borremos al racismo del lenguaje", la cual es una iniciativa promovida por la Casa de la Cultura Afrouruguaya. Busca recolectar firmas a través de internet para eliminar la expresión “trabajar como un negro” del diccionario de la RAE. Notarán que al igual que en la campaña anterior, las firmas en el sitio son la manera de pronunciarse. De la misma manera, muchos compatriotas firmaron y publicitaron la web, porque claro, nadie puede estar en contra de una “campaña antiracismo”. A su vez, fue muy poca la gente que salió a decir que la campaña quizás no fuera la más acertada ya que esto le quita importancia a la cultura, en la construcción del lenguaje.

Sin dudas que la campaña tiene fines muy sanos. Pero quizá la manera de pelear contra el racismo, no sea darle a entender a la gente que una institución puede regular el lenguaje. Basta ir un poco para las fronteras nacionales con Brasil para darse cuenta que el idioma no lo regulan ni las Instituciones ni los Estados Nación. Supongamos por un momento que busca operar en términos simbólicos y terminar con tantos años de opresión y dejar de “evocar un pasado de sometimiento”. Según lo que anteriormente dije, dudo que eso se borre de la memoria colectiva. Pero si quitamos eso del diccionario – suponiendo que este fuera importante – estamos desconociendo, ahí sí, que los negros fueron esclavos y moneda de cambio en algún momento.

Cultura y Género.

Por último me voy a referir a las palabras de José Mujica en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELaC) y la Unión Europea.

Mujica tuvo un acertado discurso al subrayar que el mundo se dirige hacia la construcción de grandes núcleos continentales y que América Latina está transitando por el camino de la unidad que lo consolidará como bloque. Por otro lado Mujica como en todas sus oratorias, valoró el rol más individual de los seres humanos en el cambio social.

El mandatario consideró en especial, el rol de la mujer. El presidente uruguayo expresó: “hay que volver a la familia y a la madre, no por razones tradicionales o instintivas, sino por la ley fundamental de cómo funcionamos los primates, que no podemos prescindir de la madre, que es la primera maestra formadora y el primer instrumento de educación”.

Creo que hay un enredo bárbaro en esto, pero vale la pena gastar mucho tiempo y pensar en estas cosas. El papel de la política con la mujer, pero no como se plantea: igualdad de derechos, todo eso es obvio. El problema es que tiene la mujer la clave de la vida humana y nunca se nos ocurrió jubilar a la mujer que tiene 3, 4 hijos y atiende 3, 4 hijos y resaltarlo como la cosa más importante que hay arriba del planeta: la enorme función de ser madre y de estar comprometida con eso”, dijo durante su alocución.

A mi gusto, es aquí la parte donde el presidente le erró. Al intentar tener un gesto hacia las mujeres, contribuyó a reproducir los esquemas de las sociedades patriarcales, en las cuales la mujer es madre y el hombre es proveedor. Lo curioso de todo esto, es que muchos militantes de izquierda salieron a “defender” al presidente, acusando a quienes lo criticaron de poco menos que estar boicoteando el proyecto que la izquierda tiene para este país. Es evidente que el discurso de Mujica fue brillante, pero hay un “detalle” que hay que señalarle. Eso no está mal. Decirle a un compañero que quizá le haya errado es en verdad revolucionario, y aceptar que nos equivocamos, también.

El problema es que está tan contaminada la cancha, que plantearle una discrepancia a un compañero significa que le querés encajar un candidato distinto al suyo para la presidencia, que le querés deslegitimar o eliminarlos del espectro político. Pero no; solo se trata de debatir con franqueza que sociedad queremos.

La sociedad nueva, se debe construir complejizando el rol de la cultura en la construcción de nuestras formas de pensar, de actuar y de sentir. Sabiendo que una discusión verdadera y sincera, está basada en lo que queremos para nosotros mismos como seres humanos y en asumir nuestras contradicciones para tratar de superarlas. Sin mezquindades, sin internismos baratos y sin salir a agitar la primera bandera que se nos cruce, solo porque la levanto otro compañero.

Ser de izquierda es ser revolucionarios, pero no en términos de panfleto. Es revolucionar el pensamiento cada día y la forma de transformar la vida. Existe una lucha por cambiar el mundo, que es electoral y se da cada 5 años. Pero también hay otra, que es cotidiana y contra uno mismo.
1/31/2013

3/13/2012

, , , , , , ,

Carnaval, religiosidad, estética y pop.



Foto: Lorena Antunez


Pasiones como pocas despierta el Carnaval del Uruguay. En los últimos días tuvimos la posibilidad de acceder a videos (aunque algunos lo vimos en vivo) de un “apasionado” del carnaval como Ariel Sosa, director artístico de “Zíngaros” dando claras muestras de lo que una obsesión puede despertar en una persona.  No me voy a referir particularmente a los incidentes protagonizados por “Pinocho”, en primer lugar porque no me interesa y en segundo lugar porque mi compañero de blog me pidió hacerlo el (así hacía uso de la ironía que lo caracteriza)

Me interesa referirme a otra cosa, que es en realidad como la lógica de competencia a veces genera cierta “religiosidad” desideologizante. A mi gusto lo más importante en un conjunto de carnaval es su discurso, todo lo demás es accesorio, todo lo demás aporta, potencia, sostiene y embelesa, pero sigue siendo accesorio.

Resulta inentendible cuando vemos a las “hinchadas” de los conjuntos peleando por sobre quien va a ganar el concurso, cabe recordar que el reglamento actual pondera lo técnico por sobre lo discursivo o conceptual de un espectáculo. Es decir, puedo estar cantando un texto pro nazi, pero si tengo un buen coro, un buen vestuario, maquillaje y escenografía hay serias posibilidades de que pueda estar definiendo los primeros puestos de la categoría.

Es ahí donde la “religiosidad” resulta inentendible, y donde creo que estamos muy cerca de que el carnaval se vuelva una cosa sin contenido o “pop” pero bonita. Se supone que la gente se identifica con algo que siente cercano o igual a el, ahora, es complejo cuando una manifestación cultural como el carnaval genera tanta discusión alrededor de argumentos exclusivamente estéticos.

En lineas generales es el reglamento quien hoy marca con quien se identifica la gente, es decir: “Me gusta (inserte conjunto) y están pa ganar”. Es muy difícil encontrar gente que se identifique con un grupo porque comparte cierto discurso, cabe aclarar que estoy convencido que un conjunto de carnaval genera opinión y si se quiere es una muy buena herramienta de militancia política, digo política y no política electoral (eso a veces le da miedo a los carnavaleros) .

Entonces estamos aquí, donde la mayoría de las murgas hacen culto a los conjuntos que resistieron y cantaron en la dictadura, pero ellas en realidad están más preocupadas por no pasarse 2 minutos en el tiempo del teatro y que no se les corra la pintura,  que por construir un discurso que aporte a una sociedad diferente.

En síntesis, hoy se dirán quienes son los ganadores del “Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas” mucha gente se calentara, otra llorara y pocos festejarán, a quien escribe los años le enseñaron que la vida pasa por otro lado, y a menos que los conjuntos y sus directores se cuestionen para que se preparan todo un año seguiré afirmando que muy pocos están aportando en materia cultural y esos generalmente son los que no ganan. Por lo tanto no me identifico ni me apasiono por ninguno de los que está “definiendo”.

3/13/2012

2/19/2012

, , , , , ,

Entre el mundo de Etxebarria y el de Casciari

¿¡Qué cosa curiosa!? Una escritora de éxito, un día decide no publicar más en forma de protesta contra la piratería informática, que ataca su trabajo. Esta misma escritora, que reclama a voz en cuello que nadie descargue una sola de las líneas de sus libros sin pagar, resulta que es acusada de plagio en dos oportunidades. Al mismo tiempo, otro escritor en otro continente decide publicar una revista sin publicidad cuya edición online gratuita, le trae más lectores, pero también más ventas. Está convencido que hay nueva forma de publicar. Dos modelos que disputan su existencia.   

Lucía Etxebarria es una autora reconocida en España. Antes de lanzarse al estrellato como escritora, fue jefa de prensa de la empresa Sony, actividad que abandonara luego de publicada su opera prima, la biografía novelada de Kurt Cobain y Courtney Love  La historia de Kurt y Courtney: aguanta esto.

Su segunda novela, tuvo problemas.  Amor, curiosidad, prozac y dudas, escrita en 1997, fue acusado de plagio. La novela contiene pasajes completos de otra novela, Prozac nation. La revista Inteviú descubrió la infracción a los derechos de autor, por parte de la valenciana. En su defensa, Etxebarria argumentó que tenía derecho a la intertextualidad. Declaró a la prensa que la acusación de plagio era un proceso "tan traumático como una violación". Cuando la escritora acusó a la revista por "intromisión en el honor", el tribunal sentenció que no hubo tal intromisión porque la revista dio información auténtica, ya que "Etxebarria plagió a don Antonio Colinas". 

Pero la autora siguió con la escritura. Y no conforme con la primera acusación de plagio, tuvo una segunda. Esta vez copió al psicólogo Jorge Castelló. Etchebarria, en su libro Ya no sufro por amor, se "descuidó" de citar al psicólogo. Pero eso recién lo mencionó en una conciliación entre los dos escritores, donde se disculpó por no haberlo citado y pagarle 3000 euros a Castelló. 

Ahora, Etchebarria, anunció que se retira porque las descargas ilegales de sus obras la perjudican. Nadie respeta los derechos de autor, no Lucia? 

Como respuesta, otro escritor nos presenta su modelo. Se llama Hernán Casciari y es el autor de la blogonovela, Más respeto que soy tu madre, adaptada al teatro por Antonio Gasalla. Casciari edita una revista en papel, llamada Orsai. Esta revista sale a la calle en base a suscripciones y no contiene publicidades. Pero lo curioso del caso es que su formato papel compite contra la edición online. Esta última versión consigue cada día más adeptos. Contrariamente a lo que se suele pensar, la versión impresa también tiene más suscriptores. 

La respuesta de su visión sobre este tema es imperdible. El plantea que existen dos mundos; uno nuevo y uno viejo. Les transcribo las palabras de Casciari: 


Existe, cada vez más, un mundo flamante en el que el número de descargas virtuales y el número de ventas físicas se suma; sus autores dicen: “qué bueno, cuánta gente me lee”. Pero todavía pervive un mundo viejo en el que ambas cifras se restan; sus autores dicen: “qué espanto, cuánta gente no me compra”.
El viejo mundo se basa en control, contrato, exclusividad, confidencialidad, traba, representación y dividendo. Todo lo que ocurra por fuera de sus estándares, es cultura ilegal.
El mundo nuevo se basa en confianza, generosidad, libertad de acción, creatividad, pasión y entrega. Todo lo que ocurra por fuera y por dentro de sus parámetros es bueno, en tanto la gente disfrute con la cultura, pagando o sin pagar.
Dicho de otro modo: no es responsabilidad de los lectores que no pagan que Lucía sea pobre, sino del modo en que sus editores reparten las ganancias de los lectores que sí pagan. Mundo viejo, mundo nuevo.

Señora, dejamos el link de la carta completa publicada por Pagina 12, por si le interesa leerla completa: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-7594-2012-01-02.html

Vea usted señora, con que modelo se queda. Nosotros ya elegimos uno. 
2/19/2012

2/16/2012

, , , , , , , , ,

Carne podrida


El periodismo es una profesión delicada. No por algo es comúnmente conocido como el “cuarto poder”, ya que luego del Ejecutivo, el Judicial y el Legislativo, está la prensa como observador y crítico. Pero cuando la macanean, la macanean. Veremos dos casos bien distintos de cómo pueden llevarnos a quedar como unos idiotas, por el hecho de repetir bolazos al aire. Una nota es sobre una popular murga y el otro, un robo a un comercio.




Primero lo primero: los links a las notas en cuestión. La de Últimas Noticias sobre el la “molestia del Partido Socialista” sobre las críticas de Agarrate Catalina a Tabaré Vázquez en la siguiente nota de Últimas Noticias y el otro, el "robo de 17 mil pesos por parte de un niño de 3 años" en la nota de El País.

Es tremendo menor

Empezamos por esto último. Víctor D. Rodríguez es quien desde Durazno envió la nota al diario El País. El título es contundente: “Ladrón de 3 años se robó $ 17.000”. El copete de la nota ya nos dice algo más: “Junto a una banda integrada por niños de 7, 11, y 12 años”. Sabemos que tanto el Tio Víctor, como la bien intencionada gente de El País, necesitan comer y pagar sus cuentas. Pero bajo este título sensacionalista se esconde otra cosa.

Nos cuenta Rodríguez que en la localidad de La Paloma (la de Durazno señora; no se vaya a la costa), el mediodía del sábado una “pequeña banda (pequeña no por su número de integrantes) de ladronzuelos(sic) de 3, 7,11 y 12 años de edad” , robó 17 mil pesos. Luego comenta como al pasar: “Lo sorprendente del caso es que se trataba de niños cuyas edades oscilan entre los tres y los 12 años según informó el propio damnificado, Richard Sosa al dialogar con El País”.

Entonces nos damos cuenta que lo único que hizo el periodista fue hablar con el comerciante, directamente involucrado en el problema. En ningún momento de la nota se menciona otras fuentes. Ni la policía, ni los padres de los niños, ni un juzgado, ni siquiera un veterinario de la zona. Sólo el comerciante.

Y en el siguiente pasaje nos damos cuenta de lo bochornoso de la nota: "Son `gurises` conocidos en el pueblo, había hasta uno de tres años en el bando y los demás entre once y trece años; sorprende que sean tan pequeños pero quizás sean mandados por los más grandecitos", opinó el comerciante”. ¿O sea que al Tío Víctor le dicen lo que sea y el no lo verifica? Sólo habla el comerciante que habla de uno que tenia 3 años.

Pregunta: ¿Qué puede saber el que tenía 3 de lo que estaba haciendo? O sea que si al amigo Víctor le dicen que “hasta había un extraterrestre en la banda” ¿él se lo cree?.

¿No será que queremos difundir el miedo en la población por lo que hacen los menores delincuentes? ¿Sigue la recolección de firmas para bajar la edad de imputabilidad? Capaz que desde este medio pecamos de desconfiados. Se parece mucho a un cuplé de la murga La Mojigata del año 2010.



Agarrate Catalina

La otra noticia es sobre los dichos del Partido Socialista sobre la murga Agarrate Catalina. El título de esta nota es Agarrate Catalina aludió a Vázquez y molestó al PS”. Luego en el copete de la nota dice “Dirigentes del Partido Socialista (PS) y sindicales se molestaron por el cuplé de la murga Agarrate Catalina que critica al ex presidente Tabaré Vázquez por su relación con Estados Unidos. Consideraron que la murga es demasiado "benevolente" con José Mujica”.

Entramos a leer la nota. Entonces vemos que el o la periodista (nadie firma esta nota), afirma que el pasaje de la letra donde se critica a Vázquez por los dichos el año pasado sobre el posible enfrentamiento con Argentina por el tema de las papeleras instaladas en Uruguay, “generó la reacción de dirigentes socialistas”. Esa reacción de los dirigentes están extraídos de la cuenta de Facebook de Blanca Elgart (miembro del Comité Ejecutivo del PS) y Paulo Núñez (dirigente sindical de FUECYS).

En ningún momento el o la periodista habla de una resolución del Ejecutivo o del Comité Central del PS. Ni siquiera hay una mención a un Seccional de dicho partido. Ni siquiera hay un comunicado de prensa. Por lo tanto no existe una decisión oficial. Tomar lo que cada persona escribe en el Facebook como un dicho de toda una institución es algo muy lamentable para la profesión. Equivale a tomar como noticia, por ejemplo, una conversación de consultorio odontológico o a una peluquería.

Tomo un ejemplo, igual que lo hace este medio. Alejandro Amaral es el Secretario de Redacción de Últimas Noticias. Tiene cuenta en Facebook y opina como cualquier hijo de vecino. Nos cuenta que tiene sistemáticamente problemas con el CASMU para poder atenderse y que atiendan a su familia. Entonces, con la misma libertad que lo hizo ese medio, desde estas páginas virtuales podemos hacer la siguiente nota: Últimas Noticias tiene problemas con el CASMU. Personal del diario se queja de no acceder como corresponde a prestaciones de la mutualista”. Algo que deliberadamente es falso, lo puedo hacer pasar por verdadero, ya que me sustento en lo que opinó acerca de la mutualista.

La despedida

Después quien lea de forma casual y desprevenida entiende cualquier cosa. No es un hecho menor. Muchas veces se genera agenda pública a través de bolazos como este. Decir que un niño de 3 años tiene conciencia del valor del dinero es grave. Meter a todo un colectivo político por lo que alguien comenta en el Facebook también lo es. Pero lo más dramático es como se ejerce la profesión. Nadie es tan idealista como para afirmar que no hay intereses detrás de cada línea de una noticia y que los periodistas deben ser puros porque eso no existe. Pero tampoco pasarse al otro extremo de vender lo que en la jerga periodística se llama “carne podrida”, o sea la versión interesada de un acontecimiento o el chisme barrial. 
2/16/2012