.

Mostrando entradas con la etiqueta Comentario al pasar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comentario al pasar. Mostrar todas las entradas

10/05/2016

, , , , ,

Canessa tiene razón



 

En Uruguay, las propuestas de vanguardia son miradas siempre con recelo. Pero además, en este caso la gente no logró captar la profundidad y magnitud del planteo: que la policía fiche a los vecinos de Carrasco que realizan toda clase de desmanes. Viciados de Nulidad, no solo concuerda con la idea impulsada por el médico Roberto Canessa, sino que además celebra que alguien en este país empiece a mostrar las agallas de decir lo que nosotros pensamos. Porque no queremos seguir viviendo con miedo.
10/05/2016

2/18/2016

, , , , , ,

Taxi driver




En lo personal (y que alguien me lo explique), nunca termino de entender si el Sindicato del Taxi y los amigos de Oscar Dourado son lo mismo. Porque unos te hacen el aguante en la puerta del Codicen y los otros van a la guerra contra la aplicación Uber. Lo que sí es claro que sean dos cosas distintas o sea la misma, son de lo más divertidos. En ambos casos, “no se comen ninguna” y en cuanto quilombo hay, están metidos. Esta nota habla de las buenas prácticas de los muchachos de los coches de alquiler.

Hoy se llevó a cabo la manifestación en plena avenida 18 de Julio, con el fin de mostrarles a los integrantes del Consejo de Intendentes el malestar por tener que competir contra Uber. El comunicado de prensa reza lo siguiente. Atentos, porque esto es real y no tiene desperdicio: 

"En el día de hoy de 13 a 15 horas el taxímetro de todo el país se movilizará respetuosamente sobre las aceras de 18 de Julio y transversales, sin obstaculizar el tránsito, en apoyo a la democracia uruguaya y en contra de la empresa imperialista americana, que no respeta ni reconoce las normas del Uruguay, un país pequeño pero digno y respetuoso".

El valor del respeto

Si hay algo que en general, la muchachada bullanguera del taxi conoce es el significado de la palabra respeto. Por realizar siempre el trayecto preciso y sin pasear al cliente, pero además por mantener una férrea política de conducción prudente y acatamiento estricto a las normas de transito. 

Como gremial, permanentemente están dando muestras de tolerancia y diálogo. Primero, con respecto a las tarifas, que siempre se ajustan a la realidad del país. Segundo, por mantener una conducta adecuada en cuanto a la higiene, comodidad de la flota y cantidad de vehículos (sobre todo los días de lluvia). Y claro, estos patrones de buenas prácticas se muestran a la hora de competir en el mercado. 

Entonces llega Uber. Una aplicación “imperialista americana” que no acepta regulaciones del gobierno local. Esta basura extranjera, no encaja en los cánones del Uruguay “un país pequeño pero digno y respetuoso”. Porque los taximetristas están regulados por normas municipales, las cuales siempre acataron sin chistar. Un ejemplo claro es el caso de las mamparas. 

La pared transparente

La mampara es una pared de vidrio que, en el mejor de los casos, molesta al pasajero. Cuando no dificulta el acceso a los ocupantes del vehículo (cada vez más pequeño) directamente lo lesiona.
A mediados de la década del noventa del siglo pasado, los taximetristas le exigieron a la Intendencia que obligara su instalación por problemas de inseguridad. Pero no por tener ese muro a centímetros de la cara del pasajero, disminuyeron las rapiñas a los taxistas. 

En 2015, según informa Subrayado, fueron casi 400 los casos. En 2014, fueron 397. Por otra parte, según un estudio de realizado para la UNASEV (publicado por el diario “El Observador”), muestra que la mampara causo heridas a más de 300 pasajeros y 200 conductores y que en proporción generaron 7,33% de fallecidos en accidentes.

Hoy, como Uber pisa Uruguay, la gremial reclama que el Estado intervenga fuertemente contra la aplicación, mientras que ellos piensan si es necesario sacar la mampara o no. Es decir, que mientras le exigen que repriman a los que quieren adherirse al sistema de implementado por la aplicación, ellos especulan con la posibilidad de rebajarse y tener que brindar un mejor servicio. 

Ni tan calvo ni con dos pelucas

Es verdad que Uber no aporta al Estado uruguayo, lo cual termina siendo perjudicial para todos como sociedad, debido a que esos con esos ingresos ayudan a cubrir necesidades para la población. También es verdad que la flexibilización laboral y la desregulación de las condiciones de trabajo por parte de la empresa foránea, son perjudiciales para el normal desarrollo de la actividad. Pero los taximetristas no están ni cerca de ser esa gremial respetuosa que pregonan ser y no les gusta tener que competir. 

La conclusión a la cual se puede llegar, es que Uber les molesta porque la competencia es dura. El problema está en que a lo sumo, se puede presionar a uno o dos conductores que se identifiquen como choferes de dicha aplicación. Tal vez, dentro de las regulaciones que piden hoy “en apoyo a la democracia uruguaya”, esté la necesidad de que Uber instale una sede en algún punto del país. Pero por favor, que la intendencia controle que cuente con la habilitación de Bomberos, no sea cosa que se prenda fuego como paso con Easy Taxi. 


2/18/2016

2/17/2016

, , , , , ,

Más de lo mismo




Daniel Sturla pide instalar en el Puerto del Buceo una estatua de la Virgen María y se desata la polémica sobre la laicidad del Estado Uruguayo. Pocas veces hablo en mi nombre. Este tema es uno de los que me mueve a dejar por un ratito la jarana y opinar en serio. Me parece que el arzobispo de Montevideo está resultando muy pedigüeño. Tal vez sea hora de empezar a ofrecer algo. 

Probablemente yo esté muy equivocado. No soy cristiano aunque debo confesar que, por las cosas que dicen que dijo, Cristo me cae simpático. Todos los cultos que veneran a este profeta, parten de la base de que el ofrecimiento es una de las máximas más importantes, dejando atrás todo aquello de la Ley de Talión y el “ojo por ojo”.

Ofrecer y pedir, son dos verbos muy utilizados en la lógica del cristianismo. Pero estamos acostumbrados a que ambos estén relacionados con acciones de beneficencia, de desprendimiento material y de amor a los demás, incluyendo en estos actos a los que no profesamos dicha religión.

El problema es que Sturla, en su rol de líder espiritual de una comunidad religiosa, está exigiendo mucho más de lo que debería. Él sabe que este Estado uruguayo es secular. No solo lo sabe, sino que lo manifiesta. En una nota en el diario "El País", el prelado afirmó: “Vivimos en una sociedad plural y laica. La laicidad es respeto en la pluralidad. Seamos consecuentes. No impongamos una ideología”.
Sin embargo, su aparición nuevamente levanta polvareda. Esta vez, con la propuesta de instalar una estatua de la Virgen María en el Puerto del Buceo, con el fin de celebrar anualmente el rezo de un rosario de bendiciones para las familias. 

Equivaldría a una estatua más en el paisaje montevideano. Usted en seguida pensará qué tanto lío se puede armar por una figura de metal. El problema no es la imagen en sí  (que por cierto, el catolicismo tiene muchas y de lo más variadas, tanto en la capital como diseminadas por todo el interior del Uruguay). La cuestión importante es que la Iglesia Católica sigue intentando pasar un poco más los límites.

Sturla, es el mismo que cuestionó en su momento la Guía de Educación Sexual, elaborada por el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), presionando para que el Codicen no la distribuyera en sus centros de estudio. También es el mismo que propuso la creación de un “Departamento de Asuntos Religiosos”, según dijera en una entrevista en Radio El Espectador en julio de 2014. También es el mismo que propuso que el Estado laico financie a las instituciones privadas de enseñanza, para otorgar un “beneficio para los particulares, en especial los chicos de contextos socioeconómicos desfavorecidos” con el cometido de solventar institutos como el Jubilar o el Providencia, creados y sostenidos por la Iglesia Católica para sus propios fines.  

En lo personal, siento que Sturla es como esos niños inquietos, que está esperando que todos se distraigan para hacer alguna de las suyas. Cuando asumió el relevo de Nicolás Cotugno, muchos celebraron el cambio de imagen como algo positivo. Significaba dejar a un lado una forma arcaica de ver el mundo. Pero a decir verdad, el cambio solo fue en lo estético. En la realidad, el catolicismo sigue siendo el mismo de toda la vida.  

Imagen: www.montevideo.com.uy

2/17/2016

2/05/2016

, , , ,

Bowling for Maldonado




Darío Peréz dentro del parlamento, señalandose el ojo frente a la prensa

Cansado de que lo roben, Darío Pérez (actual diputado y otrora candidato a intendente por el Frente Amplio en el departamento de Maldonado), salió a cazar vándalos. Igual que un Charles Bronson del subdesarrollo (que va a vengarse con los lentes “de lejos” puestos), recorrió el campo de su propiedad, muñido de una simpática escopeta. Increpó a unos motoristas que atravesaban por su propiedad y luego, les permitió continuar su rumbo. Pérez, un legislador al que las campañas de desarme del Ministerio del Interior no le llegaron. 

En verdad, el hecho en sí mismo no es tan impactante. El representante fernandino, harto de los actos delictivos contra su propiedad, decidió asustar a los futuros delincuentes. Para ello, salió, campo traviesa, en busca de quienes atacan su finca. Según el propio Pérez, siete veces puso alambrado y siete veces se lo birlaron. Un tipo duro como él no puede quedarse quieto. La pregunta del millón es: si en verdad le estuvieran afanando, ¿Darío Pérez tiraría contra los ladrones? 

Un diputado debe ante todo, ser modelo a seguir para el resto de su comunidad. Si el ejemplo de Pérez es la justicia por mano propia, la moda para esta temporada “otoño – invierno” va a ser la del “Far West”. 

Esto pone en relieve otra cosa, no menos importante: las campañas que realizó durante todos estos años el Ministerio del Interior, no dan frutos. Si los propios legisladores del partido que gobierna no siguen las recomendaciones que da su propia administración, eso quiere decir que no convencen a nadie. #RenunciaBonomi

Pero bueno… Ahora que lo pensamos bien, esto último tampoco es un argumento muy sólido. Pérez tiene la sana costumbre de ir en contra de acciones que el propio Poder Ejecutivo impulsa. ¿Está mal que cuestione las decisiones de los jefes? No. Pero los ciudadanos no lo votaron para poner palos en la rueda a leyes fundamentales o al mismísimo presupuesto. Más bien fue para que no se ponga de estrella. Pero claro: si en un velorio no sos el finado (del cual todos hablan bien) o el que da el discurso de despedida, por lo menos que la gente te recuerde por ser el que pateaste el cajón. Pérez: si esa es tu filosofía, ¡vas impecable!

Imagen: subrayado.com.uy 
2/05/2016

1/03/2016

, , , , , , ,

Terminó la zafra

Imagen de un judas de trapo tirado en la puerta de un comercio


A vos que estás al otro lado del monitor:

Antes de irme decidí dejarte unas palabras. Me pareció que correspondía. Pasé durante las últimas semanas del año acompañando a la gurisada en la puerta de los comercios de barrio de cada rincón del país. No, no soy Papá Noel. Soy Judas Iscariote. “El Juda” para los íntimos. Y quiero que, por última vez en estos días, vos me recuerdes. Siempre es necesario.

Como ya sabés, yo solía morir cada 25 de diciembre. Probablemente estas sean mis últimas palabras antes de desaparecer hasta mediados de noviembre. Mi muerte pasó a ser más lenta, sin el glamour de antaño. Pasé a ir perdiendo mis partes, siendo desmembrando torpemente por manos infantiles que arrancan el relleno de diario o pasto con el que me hicieron; tirando esa ropa vieja que sirvió de abrigo y a la vez, piel.

En un país secular (y cada vez más ateo) como Uruguay, ya casi nadie se junta para verme morir al fuego de la venganza. Muy pocos recuerdan la traición que me mandé con el cumpleañero, Jesús. Pero a mi favor, quiero mostrar que me reconvertí: ahora soy amigo de los niños. A veces, las tradiciones mutan para bien.

De todas maneras, volveré el año que viene. Pero antes de eso, quiero despedirme de vos por esta vez. Ya me vas a volver a ver, cuando algún gurí te pare en la puerta del super y te pida una monedita para mí; hasta que algún borrego de seis o siete añitos, esté intentando dar sus primeros pasos en lo que hoy se llama emprendedurismo.

Me reconvertí. Dejé las felonías atrás y hace ya varias generaciones que me dedico a la capacitación infantil. Gracias a mí tus abuelos, tus padres, vos (y ahora la borregada actual) tuvieron su primer negocio, conocieron el ahorro y les expliqué valores como la amistad, el compañerismo o el cooperativismo.

Y a vos, que ahora estás grande y me ves como un divertimento de la infancia, quiero contarte que también tengo una nueva lección. Yo soy el sinónimo de la traición. Mi nombre estará por atado por siempre a que, por 30 monedas, delaté al hijo de un dios. Me arrepentí, pero a casi nadie le importó. Yo también sufrí, pero pasé a ser el malo de esa historia.

Quiero que pienses esto: traidores hay por todos lados. Los hay de varios tipos y en todas las clases sociales. Los más jodidos son los que dejan de lado sus principios para irse detrás del poder. Te lo dice alguien que se vendió por plata. Los que les pica el gustito del dominio y la autoridad son más crueles. A esos sí que no les importa ponerse a la derecha o a la izquierda. Cuídate de esos, que su necesidad es la de pisar cabezas. Y pensá que a la corta o a la larga, cuando los tiranos tiemblan, los traidores caen.

Pero bueno, tampoco quiero ser un plomo, porque en realidad soy un simple muñeco relleno. Ya me voy. Solo quería decirte algunas cosas antes de volver a mi período de ostracismo anual. Así que, cuando llegue el próximo año y venga un nuevo botija a preguntarte si no tenés “una monedita pa´l Juda”, escarbá ese bolsillo y largá el cambio. Ayudarás al chiquilín manguero de hoy y al hombre de mañana. Vas a ver que tu niño interior y yo te quedaremos muy agradecidos.

1/03/2016

7/23/2015

, , , , , , , , , , ,

Volver a la escuela



Hay días que tengo ganas de volver a la escuela. De calzarme la vieja túnica, gastada y con el bolsillo derecho roto. Atarme la moña, tomar distancia y hacer la fila. Pisar nuevamente los escalones por los que subía al salón. Mirar por la ventana, la enredadera de la casa de enfrente. Dejar de prestarle atención a la maestra. Dejar volar la mente.

Hay momentos en los que veo las banderas y caigo en los actos. Parado, en el frío de la sombrita a las 8 de la mañana, cantando el himno. Sabremos cumplir, sabremos cumplir (sa…) y alguna risa atragantada. Me miro en el primer lugar de la fila. Siempre el más petiso. Todos los años, sin nadie adelante. Me escucho preguntando si todos los países tienen tres banderas y para qué sirven los escoltas. No recuerdo la respuesta.

Hay veces que miro las escuelas y me vienen ganas de entrar. Así como de la nada. Sentarme en los bancos varelianos. Jugar como lo hice cuando era chico, con el hueco para el tintero. Ese que supo ser escondite de bolitas, de gomas o un agujero abierto a la imaginación. Y en la canaleta de los lápices, se formaba un tren de lápices de colores.

Cada vez que veo a las maestras, encuentro en ellas a mis maestras. Cristina, Marta, Susana… Distingo sus caras en los gestos de sus colegas. Un cansancio que se esconde; una alegría que se muestra. Cuatro horas que son ocho o son doce. Doce horas que no alcanzan. Un salario que siempre se lucha y que tampoco alcanza. Pero eso, justo, no lo supe por la escuela.

De golpe, sin darme cuenta, hoy fue uno de esos días. El aire de la mañana y el color del sol me llevaron al patio de la República Dominicana. La 52. La caminata a clases, la esquina de Sayago y Elías Regules y juntarme con mis amigos. Una bufanda beige, el gusto de la lana en la boca y sentirme un astronauta con escafandra y todo. Llegar a la puerta, renegar para entrar y querer que pasen los años para terminar con las clases. Esas que nunca se van a olvidar.  
7/23/2015

8/04/2014

, , , , ,

Educación a las piñas






Dos gurises se pelean en el patio de una escuela. No saben que la palabra consecuencia implica, entre otras cosas, que por esos golpes llamen a sus madres a la dirección. El fin es encontrar una forma de abordar un tema complejo como es la violencia. La directora tampoco sospecha que al llamar a las responsables de los niños para sentarse a dialogar, traerá aparejado que una de estas mujeres la termine golpeando. 

Visto de esta forma se podría decir que esto es un hecho aislado. Uno más de los tantos que podemos encontrar en un día común y corriente. Las cosas suceden siempre así, solas y sin premeditación. Casi se podría decir que sin mayores derivaciones. La cuestión es que si esto se vuelve sistemático, estamos en frente a un patrón de conducta y por lo tanto, un problema de orden público. Y últimamente, la violencia contra las maestras y profesores se está volviendo frecuente.

Si entramos en detalles, la tarea de los docentes es vital para que una sociedad logre desarrollarse. Pero tampoco son seres mágicos a los cuales se les entrega un niño durante cuatro horas al día y lo convierten en un ser maravilloso. No tienen superpoderes. Son seres humanos, con los mismos problemas que cualquier otra persona. Con la única diferencia que pasaron años de su vida preparándose para preparar a los demás. Existen maestras malas, como encontramos en todas las profesiones, pero por suerte son pocas.

Hay algo seguro en toda esta historia: la tarea del magisterio no consiste en ser un depósito de chiquilines. Es una labor mucho más noble y digna, que enaltece a la persona que la realiza y por la cual debemos sentir respeto. Las maestras son educadoras, pero también son psicólogas, trabajadoras sociales y mediadoras. Esas túnicas blancas representan muchas cosas a la vez; son sinónimo de conocimiento, pedagogía, respeto y tesón. Por sobre todas las cosas, cariño.

El problema pasa a ser cuando se cree que las maestras son las culpables de todos los defectos de los niños, sin mirar primero lo que sucede en el hogar. El caso que motiva toda esta jornada de reflexión, es un muy buen ejemplo.

Una simple pelea escolar, dos niños a la dirección y la llamada a sus padres. Algo que intentó generar una alerta para los responsables de estos menores, para una de las madres fue animosidad contra su hijo. Esa mujer no tiene ganas de hablar; solo ve a los demás como culpables de lo que ella misma está generando. Entonces, molesta, golpea a la directora. Con ese ejemplo, ¿cómo no va a salir agresivo ese botija?

Por otra, si realmente queremos una educación mejor para nuestros niños, tendremos que involucrarnos más y darles una mano a las maestras. Quizás sea bueno, que en vez de hacerlas correr de aquí para allá para ganarse un jornal acorde al trabajo, las autoridades les otorguen un sueldo mejor para dedicarse en forma adecuada. Además nosotros como adultos, tendremos que acompañar en casa lo que hacen estas mujeres (y algunos hombres también) en las aulas en forma cotidiana. Es necesario que seamos un buen ejemplo para ellos, así esos chiquilines logran ser mejores que nosotros en el futuro.

Hoy lunes 4 de agosto de 2013, las maestras de Montevideo están de paro. Viciados de Nulidad se suma a esta jornada de reflexión. Un día que nos interpela, ya no como responsables de los niños, sino como sociedad toda.
8/04/2014

7/12/2014

, , , , , , , , , , , , ,

Lo que Brasil 2014 nos dejó


(Getty Images/Archivo)

Esta tarde se termina la edición número XX de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, más conocida en el barrio como “el mundial”. En cuanto al mundial de las estadísticas, 202 federaciones de todo el mundo participaron del proceso clasificatorio. 32 Selecciones participaron de la fase de grupos. Y al cierre de esta edición, (siempre quise decir eso) Cavani llevaba 360 minutos en cancha, 1 gol, 8 faltas, 650.442 menciones en twitter y aparentemente habría corrido la cantidad de kilómetros que hay desde Montevideo hasta el Chuy.

Este torneo nos ha dejado varias cosas. En primer lugar una canción olvidable. Siguiendo con este temita de las estadísticas, se comenta que el disco “One Love, One Rhythm”, álbum oficial de la Copa Mundial 2014 editado por Sony Music Entertainment y FIFA, habría vendido menos copias que todos los discos de "Laura y las Chin Chin” juntos.

En segundo lugar nos dejó a un montón de uruguayos y uruguayas, que se comieron 14 kilos de pan por partido para poder pegar ese viaje a Europa mediante la promoción "Bimbo te lleva al país campeón del mundo". Ahora están rezándole a todos los dioses posibles para que esta tarde no gane Argentina.

Esta Copa del Mundo también nos dejó un montón de gurúes “latinoamericanistas” egresados de la Academia “René Pérez Joglar” del zurdo de manual. Nos iluminaron a todos los otros mortales acerca de que no hinchar por un país latinoamericano en este campeonato, equivale a traicionar las ideas Artiguistas y defecarse sobre la tumba de Bolivar. Gracias por tanto compromiso ideológico.

Pero el mundial nos enseñó otras cosas. Nos mostró que hay compatriotas que complejizan tan poco todo que le tuvieron que tocar un símbolo deportivo para que entendieran que las medidas rehabilitantes siempre son preferibles a las “ejemplarizantes”. Fue abrumador el consenso discursivo acerca de la imagen estigmatizada que mostraron los medios a nivel mundial sobre Luis Suarez, y como eso influyó a la hora de decidir la sanción al deportista. Lamentable es que no apliquen el mismo razonamiento para otros aspectos de la vida humana. Por ejemplo con el tema menores en conflicto con la ley.

De la misma forma que en el punto anterior, tuvieron que tocarle a Suarez para que se dieran cuenta que detrás de un programa televisivo de alcance masivo (como lo es el mundial) hay una mafia con intereses exclusivamente económicos y de ningún otro tipo, en este caso la FIFA.

En fin, también nos dimos cuenta que los mismos medios construyen realidades que no son tales en todos los sentidos. Por ejemplo la inminente superioridad futbolística de Brasil por sobre los demás seleccionados. Imagen que se derrumbó con el 7 a 1 de Alemania sobre el seleccionado nombrado, y con el 3 a 0 de Holanda en el partido por el tercer puesto. Pasado este partido, estamos en condiciones de asegurar que lo mejor que puso Brasil en la cancha en este mundial, fueron los 4 minutos de Claudia Leitte en la ceremonia de inauguración.

Para ir terminando, queremos saludar a todas las empresas nombradas en esta columna que han estado tan presentes en este sano entretenimiento deportivo del capitalismo. Y felicitar a nuestro querido Iván de Islas Feroe, que después de tantas peripecias, y tantos millones de fotos con periodistas deportivos, finalmente tiene su OCA Card. A diferencia de Luis Lacalle Pou, que sigue sin Programa de Gobierno.


7/12/2014